En memoria del genocidio selk’nam


Con una intervención lumínica con el rostro de Lola Kiepka, la última chamán, en la primera estancia de Tierra del Fuego, la Fundación Proyecta Memoria y la Universidad de Magallanes reivindicaron la memoria del pueblo selk’nam.

En el marco de un nuevo Día de los Pueblos Indígenas en Chile, con una intervención lumínica con el rostro de Lola Kiepka, la última chamán, en la primera estancia de Tierra del Fuego ubicada en el sector chileno de la isla, la Fundación Proyecta Memoria y la Universidad de Magallanes reivindicaron la memoria del pueblo Selknam.
La acción iluminó el inmueble de 1885 -la construcción más antigua de la isla austral que comparten Chile y Argentina- y la Bahía Gente Grande, donde se realizó el primer encuentro entre europeos y selk’nam, en 1580.

La casa de administración de la primera estancia, Gente Grande, marcó el comienzo de la llegada del negocio ganadero a la isla y el comienzo del exterminio sistemático del pueblo selk’nam. Las estancias acrecentaron los crímenes contras los selk’nam y en una segunda etapa fueron usadas como prisiones, antes de su deportación a Isla Dawson, en un proceso de limpieza étnica que prácticamente fue su exterminio”, sostuvo Roberto Manríquez de Fundación Proyecta Memoria al portal BioBio Chile.

“Buscamos iluminar la primera estancia para desnudar su papel en el genocidio, en el entendido que, así como es conocida su contribución al desarrollo económico de la región, esto significó el exterminio de la población original de la isla”, continuó Manríquez.

“La iniciativa, que se enmarca dentro de la conmemoración de los 500 años del paso de Hernando de Magallanes por el Estrecho, tiene como objetivo generar un relato de la historia de Tierra del Fuego a través de sus habitantes originarios, los estancieros y la última etapa – contemporánea – que forjó la cooperativa Gente Grande, sus actuales propietarios, protagonistas de la historia reciente de Porvenir”, dijo Alejandro Núñez, director del Centro Universitario de la Universidad de Magallanes en Porvenir.

Proyecto

La Fundación Proyecta Memoria, la Universidad de Magallanes y los propietarios de la vivienda están desarrollando el proyecto “Reivindicando la memoria selk’nam a través de la recuperación de Casa Hobbs o Gente Grande”, para generar un plan de interpretación en la vivienda.
El proyecto contempla trabajos de mitigación como remplazo con criterio de restauración de techumbre y cerco, para posibilitar una mayor defensa del viento, reposición de ventanas y trabajos de mantención en la galería de la vivienda, hoy deshabitada, crear un mirador hacia la bahía y la instalación de hitos identificando la historia de la isla, sus pueblos originarios, la llegada de los colonizadores, estancieros, el inmueble propiamente tal y la bahía, testimonio imprescindible para comprender la isla.
La iniciativa incluye trabajo de archivo y memoria oral con los descendientes de los antiguos propietarios de la Cooperativa Gente Grande.

De seres libres al genocidio selk’nam

Los selk’nam habitaron Karukinká o como fue denominada luego por los españoles, Isla Tierra del Fuego, desde hace unos diez mil años. Pueblo nómada cazador y recolector fueron conocidos por una original concepción del mundo y por una forma peculiar de expresión a través de sus cuerpos pintados, la que se hizo muy conocida a partir de fotografías.

El primer encuentro entre selk’nam y europeos fue en 1580 cuando fueron secuestrados un grupo de ellos. Así se dio origen a una compleja pero esporádica relación con los colonizadores europeos. Sin embargo, bajo administración chilena y argentina, buscadores de oro comenzaron a utilizar sus fuentes de agua y a asesinarlos.
Después, con la llegada de las estancias ganaderas -asociadas fundamentalmente a José Menéndez y Mauricio Braun– comenzaron las demarcaciones, el cierre de terrenos y un exterminio sistemático, hasta que bajo administración de la congregación Salesiana y con la venia del Estado chileno se iniciaría su deportación a Isla Dawson, desde donde no habría retorno debido a las enfermedades.

Previous Alberto Fernández y Cristina Kirchner felicitaron a Vuoto y Pérez
Next Es tiempo de construir un diálogo social